Compartir:

¡A dormir! Nueve ideas para que los niños se vayan pronto a la cama

15-01-2014
Fijar una rutina de entrada y salida de la cama, leer cuentos y evitar comidas excitantes son pautas para lograr que el bebé duerma las horas que necesita.
Lograr que los niños se vayan a dormir pronto puede convertirse en una lucha cotidiana. Por distintos motivos (ganas de jugar, miedo a la oscuridad, necesidad de llamar la atención, etc.), a muchos pequeños les desagrada el momento de ir a la cama, con las consecuentes discusiones y rabietas.

Dormir menos horas de las necesarias puede incluso alterar el crecimiento normal del niño.  Dormir bien no solo es importante para potenciar su rendimiento escolar, sino que es clave para asegurar su salud (y la de sus padres). Las horas de sueño "repercuten en el rendimiento escolar de los niños y en su humor", concluye el estudio 'Trastornos del sueño en la niñez', de la pediatra Rocío Sánchez-Carpintero, publicado por la Asociación Española de Pediatría en sus 'Protocolos de Neurología'. La experta afirma incluso que dormir menos horas de las necesarias puede alterar la velocidad normal de crecimiento del niño y, según recientes investigaciones, además, puede crear importantes problemas de conducta en los pequeños.

A pesar de la importancia que tiene que los niños se vayan a su hora a la cama y descansen el tiempo que precisan por su edad, "hasta el 30% de la población infantil tiene alteraciones crónicas del sueño", afirma el estudio de Sánchez-Carpintero.

A continuación se describen nueve sencillos trucos que ayudan a lograr que el niño se vaya a cama pronto y descanse tanto como necesita.

1. Calcular la hora adecuada de irse a la cama

Un recién nacido debe dormir 16 horas cada día, mientras que con un año bastan 14 horas. La pauta más importante para lograr que el niño se vaya a la cama a lo hora adecuada es lograr crear una rutina de sueño para él. ¿Cómo? El primer paso es determinar cuál debe de ser la hora de irse a la cama. Un bebé recién nacido precisa dormir 16 horas al día. A medida que el pequeño crece, se reduce, según la siguiente progresión: 15 horas diarias a los tres meses de vida; 14 horas al año de edad; 13 horas a los dos años; 11 horas a los cinco; diez a los nueve años; nueve horas a los 14 años; y ocho horas a partir de la mayoría de edad.

2. Repetir actividades nocturnas con el bebé

Para crear una rutina de sueño, el siguiente paso es establecer una serie de actividades que se repetirán cada noche, antes de ir a dormir. Puede ser darle un baño, ofrecerle un biberón de leche, cepillarse los dientes juntos o leer un cuento en su compañía. La creación de un ritual ayuda a la creación del hábito y a conciliar el sueño.

3. La cama nunca debe ser un castigo para niño

Mandar al niño a la cama como un modo de castigo es un error frecuente
La doctora Rocío Sánchez-Carpintero enumera una serie de medidas "de higiene" del sueño, que ayudan al niño a irse a la cama a hora que precisan, en su artículo publicado dentro de los 'Protocolos de Neurología' de Asociación Española de Pediatría. En este sentido, señala la especialista, "es importe evitar que el niño relacione la cama con una situación de castigo".

Según esto, es un error mandar al niño a dormir por haberse portado mal. Sin embargo, sí conviene que el niño pase tiempo en su dormitorio durante el día, para que no lo asocie con el momento desagradable de tener que irse a dormir.

4. Misma hora de acostarse y de levantarse

Crear un rutina de sueño en el niño implica que no solo la hora de acostarse debe ser la misma sino, también, la de levantarse. Contar con horarios fijos facilitará que el pequeño acepte sin protestar irse a la cama a su hora.

Las vacaciones (Navidad, Semana Santa, verano) pueden desbarajustar algo este ritmo de sueño en el menor. Si durante las semanas de descanso, los niños que van a la escuela han cambiado sus horarios habituales (se acuestan y se levantan más tarde), es aconsejable que en los días previos al comienzo de las clases se vayan acostumbrando, de forma gradual, a su ritmo normal.

5. El ejercicio ayuda al niño

Para que no haya problemas para ir a la cama, lo mejor es que los niños lleguen a ese momento del día cansados y relajados. Por eso, es bueno que durante la jornada realicen actividad física. Los niños tienen mucha energía y están ansiosos por gastarla. Es importante que jueguen al aire libre, corran, hagan natación u otro deporte.

6. El niño no debe usar videojuegos de noche

Para que el niño se relaje, es importante evitar actividades que le puedan excitar durante esa última parte del día, entre ellas, los videojuegos y ver la televisión. Por su parte, la lectura de un cuento como última actividad del día -antes de apagar la luz y que el pequeño se quede solo en la cama-, contribuye a la relajación del pequeño.

7. Una luz tenue durante el sueño del bebé

El grado de oscuridad de la habitación también es importante. No es bueno que entre luz de la calle. Por ello, cuando la habitación tiene una ventana exterior, conviene que quede bien cerrada por medio de una persiana o una cortina gruesa.

En cambio, sí puede resultar conveniente dejar alguna luz tenue en el interior de la habitación, para evitar que el niño tenga miedo al quedarse solo en la habitación. Esta luz será de ayuda, también, para que no se asuste, en caso de que el pequeño se despierte en mitad de la noche.

8. Olvidarse del azúcar antes de dormir

La alimentación también influye en la calidad del sueño del niño. Existen comidas que excitan al niño, por lo que harán más complicado que entre en la cama a la hora que necesita. En este sentido, es importante prescindir de las bebidas con mucha azúcar, así como de la cafeína, después del mediodía.

9. Cada uno en su cama

"Se debe promover la capacidad de que el niño pueda dormirse sin que sus padres estén presentes", explica Sánchez-Carpintero. Y en su propia cama. Si tras apagar la luz y abandonar la habitación, el niño vuelve a levantarse, la doctora recomienda actuar de la siguiente manera: acompañarle a su cama y calmarle. Sin embargo, no se debe repetir la rutina anterior (lectura, etc.), ya que el niño lo verá como una forma de ganar tiempo y es fácil que lo asuma como hábito.

Razones de peso para que el niño se vaya pronto a la cama

- Dormir menos horas de las necesarias puede perjudicar la salud de los pequeños. Incluso podrían aparecer trastornos del sueño, bastante comunes en niños y adolescentes.

- Los problemas de sueño infantiles tienen impacto en toda la familia.

- El sueño de calidad es necesario para el correcto funcionamiento y desarrollo de los pequeños.

- Las horas de descanso afectan el desarrollo físico, emocional, cognitivo y social de los niños.

- Los trastornos de sueño en el menor pueden agravar otros problemas médicos, psiquiátricos o de desarrollo.

 

Nube de Tags

actividades semana santa hijos bicicleta ideas chipa sopa tv palomitas damas monopolio ajedrez puzzle rompelcabezas jardin picnic chocolate festivos cine autoestima niños escuchar padres te quiero estoy orgullosa eres especial lo hiciste muy bien cuenta conmigo tu puedes lectura libros cuentos ortografia lenguaje vocabulario leer aprendizaje habito de lectura desinteres lectura jugar tiempo niño libro lectura de noche comprar libros interes. disciplina limites desobediencia consejos objetividad firmeza cumplimiento explica el porqué destete biberon sustitución de la leche por alimentos solidos papillas bebe amamantar pecho leche materna problema de aprendizaje profesor escritura comportamiento celos hermanos tiempo de calidad hijo mayor color dormitorio desarrollo habitacion bienestar ninos influyen juguete inteligencia habilidades cooperar tareas hogar responsabilidad problemas dentales encías dientes bucales inflamación sarro cepillado bacterias trauma bucal dormir sueño infantil hijo familia feliz descanso bebes edad escolar siestas en niños ortodoncia niños ortodoncia temprana tratamiento caries maxilares hábitos primeras palabras 12 y 18 meses 18 a 24 meses 2 a 3 años linguistico embarazo cambios del cuerpo dificultades para respirar hormonas estómago gusto olores sensación gases intestino pelvis acidez de estomágo piel bebe piel niños calor sol bronceador crema protectora agua sombra gorrito trastorno del lenguaje lectoescritura neurodesarrollo dislexia lectora yoga beneficios circulacion espalda parto gatear hemisferios cerebrales maduración sistema vestibular cuerpo muscular finde cocina juegos de mesa jardineria alimentos alcohol salchichas cerveza vino huevos carne cafeina huevos crudos lacteos no pausteridazos perros calientes mariscos vacaciones fogata jugar con agua pintar pared recolectar insectos pistola de agua limonada boliche biblioteca campamento pijamas amigos socializar timedez compartir contacto social agresividad amistad criticas soledad television videojuegos buenos modales enseña a comer cubiertos servilleta comer en la mesa estimular lectura repetir la lectura delibros cuentos prefereridos dibujo sentimiento entusiasmo independencia preguntas testarudez por qué psicóloga desarrollo mental desarrollo lingüistico atención concentración diente de leche traumatismo diente endodoncia rotura diente relación padre e hijo corazon paciencia ejemplo amor respeto niño con sobrepeso alimentación golosinas causas enfermedad deportes ropa adecuada adornos navideños creatividad navidad vestimenta deportiva laptops reproductor de musica dvd de dibujos libros para colorear videoconsola comportamientos berrinches corregir niño feliz dia maravilloso cepillo de dientes encias higiene dental paleta de hielo heladito rabieta berrinche enojo de los niños elogiar sentimientos caracter apoyo ideas para fiestas infantiles organizar tus fiestas cumpleaños hijos juegos presupuesto organizar decoración comidas catering juegos y animación escuchar a tu hijo hablar comunicación baja autoestima los niños tienen derecho gestos silencio lactancia materna leche sano desarrollo del bebe alergias útero salud del bebe dermatitis atópica picor en la piel picaduras de mosquitos cólicos del lactante calmar llanto dolor dibujos pintar